viernes, 11 de noviembre de 2016

ELECCIONES USA. El fracaso de una muerte anunciada...

Una de las no pocas banderas que se alzaron en las últimas semanas antes de las recién terminadas elecciones norteamericanas fue la de escoger "de los males el menor". Ante tamaña brutalidad no quedaba otra conclusión que pensar que la sociedad estadounidense estaba frente al abismo de la desgracia nacional.

Black Friday Special Sale. Book Now and Get $60* Off with Coupon Code HWIZ60 Mientras que los medios de comunicación por una parte y los encuestadores por otra, se gastaban sus últimas energías en convencernos de que la balanza del "voto" estaba del lado demócrata, dejándonos saber que hasta los más honorables republicanos habían declarado abiertamente que le darían su voto a Hillary, como castigo a su conflictivo representante, una buena parte de la sociedad, como los tres monitos, se tapaban los ojos, oídos y boca y esperaba el decisivo momento de votar.

¿Finalmente la sociedad se guió por el cavernícola consejo de escoger de los males el peor?, Por supuesto que no. La sociedad castigó con su voto a un partido que prometió cambios que en muchos sentidos se quedaron a medias o finalmente no cambiaron nada. Se hartó de recibir promesas y esperanzas y terminar con más de lo mismo. Cierto es que los demócratas con Obama en la presidencia recibieron un país que rodaba cuesta abajo, en una profunda crisis económica que hundió a ricos y pobres en muchos casos. Cierto es que el país al final de estos ocho años ha vuelto a renacer, pero, ¿en igual medida le ha sucedido a la clase media en esta tierra? La respuesta es clara y sin tapujos: ¡No!... se ha recuperado el empleo, pero con míseros trabajos en su mayoría mal pagados y si quedan algunos que cumplen con las exigencias del maltrecho hoy sueño americano" no cabe dudas que está en capilla ardiente, a la espera de que esos puestos de trabajo se exporten a aquellos países que ofrecen mano de obra barata.

¿Es culpa de los demócratas de que el orgullo de la sociedad norteamericana se haya pisoteado?,
claro que no. Más bien están cansados de un discurso de un partido Demócrata que ha dicho representarlos y los ha mantenido en una vida cenicienta. No han votado tampoco por un partido republicano. Si miramos un poco más a fondo la sociedad en los Estados Unidos se ha inclinado por aquella persona que ha desafiado a todos sin distinción partidaria y que ha prometido posiblemente lo que no podrá dar. Ganó EL, el hombre sin experiencia política, el arrogante y nacionalista que promete echar abajo todo con tal de hacer a América el orgullo de sus nacionales como antaño fue. Para los que nada tienen, nada pierden; para los que trabajan para vivir, para los que perdieron sus trabajos bien remunerados y ahora trabajan por un miserable salario, el Proyecto Trump es una posibilidad de recuperar el encanto de sus vidas.

La globalización de la economía no nació en este siglo, pudiéramos afirmar que la cimentó Nixon al firmar la Pipa de la Paz con China. El invento del Libre Comercio no fue una diabólica receta que los países pobres o menos ricos para invadir y destruir la economía de los países más fuertes. Y es aquí en donde el futuro presidente se las verá gris... La Economía Globalizada y el necesario Libre Comercio no son más que la natural consecuencia de los intereses de los poderosamente ricos y su eterna necesidad de serlos más.

No logro explicarme mucho cómo se las arreglará Donald Trump para hacer a América Grande otra vez en contra de los poderosos intereses económicos de este país.
Siento que el futuro presidente de los Estados Unidos le costará mucho (como en su campaña prometió) regresar la industria automotriz a las manos de sus empobrecidos trabajadores de Detroit, con cargo a la cuenta de los dueños de esa industria, que han visto, por ejemplo en México, una manera lucrativa de abaratar sus costos. Tampoco veo muy realista que la mayor empleadora de los Estados Unidos, Walmart, que casi todo lo que vende es de origen chino lo haga en un futuro con productos made in USA. Reconvertir a este país en el gran productor de bienes de consumo del mundo entero como  lo fue en el pasado siglo y hacer de sus productos la marca de calidad de lo que soñaba todo consumidor  tener es en este milenio casi una utopía.

Black Friday Special Sale. Book Now and Get $60* Off with Coupon Code HWIZ60 Donald Trump se enfrentó a todos los que se interpusieron en su camino; trató sin miramientos a demócratas y republicanos que lo criticaran; menospreció a la prensa, a mujeres e inmigrantes; sin tapujos ni medias tintas se ha referido al tema de la inmigración, a China y la OTAN. Así condujo su campaña a la cual muchos por simple lógica y por sondeos públicos le anunciaron la inevitable derrota. Por primera vez o que se recuerde, los más importantes medios de comunicación en inglés y español en este país tomaron partido en la contienda y no fueron precisamente con él... y contra todo pronóstico ganó. Pero una campaña es una cosa y dirigir un país es otra muy distinta. Ojalá que por el bien de todos, así como le demostró al mundo que era capaz de ganar cuando la mayoría no confiaba en él, de igual manera o más, nos demuestre que puede ser un gran presidente.