sábado, 16 de agosto de 2008

EL BOOM INMOVILIARIO, SUS CONSECUENCIAS Y UN PAR DE CONSEJOS.

En la actualidad comprar o refinanciar una propiedad no es tan fácil como hace unos pocos años atrás… La explosión de personas comprando propiedades residenciales gracias a los numerosos programas bancarios para hacerlo, muchos de ellos extremadamente flexibles y tolerantes trajo como consecuencia que muchas personas que en otros tiempos no hubieran podido realizar el “sueño americano” lo hicieran, provocando que de súbito existieran más compradores que casas en oferta en el mercado inmoviliario. Como es de imaginar los precios de las casas ascendieron tan verticalmente como también lo estaba haciendo la demanda.

Las nuevas circunstancias en este lucrativo mercado, que se incrementaron a partir del 2005 permitieron que muchos compraran propiedades sin tener realmente condiciones para hacerlo y otros lo hicieran bajo un criterio inversionista obviando que lo estaban haciendo cuando el mercado estaba inflando el valor de las propiedades debido a una demanda que sobrepasaba la oferta del mercado.

Los préstamos hipotecarios de riesgo que muchos bancos ofrecían a aquellos solicitantes que no reunían las condiciones mínimas para obtener un “loan”, a cambio de altos intereses, en la mayoría lamentablemente variables, permitió conjuntamente con otras no menos lamentables políticas que casi cualquier persona obtuviera la aprobación para un “mortgage”.

Pero tales condiciones para que pudieran mantenerse, por obligación tenían que mantener el flujo de préstamos de dinero y de cobros de los altos intereses de los mencionados préstamos y es ahí cuando todo comenzó a derrumbarse, pues muchos de los compradores, realmente no estaban en condiciones de mantener sus obligaciones financieras con las instituciones bancarias y comenzó la debacle: las casas comenzaron a ser reposeídas. Las personas comenzaron a perder sus casas y los bancos a llenarse de propiedades, algo para lo que no están pensados los bancos, pues el negocio de estas instituciones es prestar dinero a cambio de una ganancia de dinero y no de propiedades.

El boom hipotecario más que desinflarse: reventó y su onda expansiva tocó lo que muchos que la crearon no pensaron que podía tocar, la economía estadounidense; por tanto prácticamente todos hemos sido afectado y no los que estamos vinculados al negocio del sector inmoviliario.

En la actualidad si usted desea comprar o refinanciar una propiedd residencial o comercial debe reunir no pocos requisitos. Pero lo que debe tener claro es que será prácticamente imposible obtenr un 100% de financiamiento. Otro aspecto importante es que los bancos le exigirán que Ud pueda demostrar que es capaz de pagar su mortgage y ello deberá hacerlo mostrándole a las instituciones sus declaraciones de los dos últimos años hechas al “Tío San”.

Si logra calificar para un programa de gobierno FHA le permitirá poder obtener un financiamiento hasta de un 97% y en el caso de una compra el mencionado programa le permitirá que el vendedor contribuya con los gastos de cierre.

Este es un tema bastante complejo y difícil de explicar a cabalidad y completamente en espacio tan recudido. Yo le aconsejo que antes de tomar cualquier decisión usted consulte un especialista en la materia que pueda ayudarlo, o si corresponde asesorarlo debidamente. No se deje llevar por opiniones pesimista, así como tampoco no se intoxique con los dañinos cantos de sirenas.

Tony
solucionesniko@gmail.com
http://www.arodriguez.ws/