sábado, 3 de octubre de 2009

"VIVA CUBA"...ABAJO LOS COMEDORES OBREROS





Felices y eufóricos el pueblo de Cuba aplaude hasta el cansancio los más recientes logros de su Revolución… Ya no más Comedores Obreros que son centro de despifarro y del bisne, DEL NEGOCIO, con la jama.

A partir del mes de octubre la forma socialista de alimentación laboral ingresará al museo de logros de la Revolución Cubana en la esfera alimenticia, junto a la vaca Matilda, el Cordón de La Habana, los caramelos (para exportar… y que nadie se comió), el yogourt de búfalo, los quesos que nunca vimos en los mercados, el café caturra, el plátano Microyet, la caña quemada, la zafra de los diez millones, la flota pesquera, el helado Coppelia, el jamón de papa, el Mercado Centro, el Plan Alimentario (de los noventa y que por poco nos mata de hambre), la siembra de tilapia en los afluyentes del río Cauto, etc.

Ahora, muchos cubanos claman para que no le supriman el peso cubano que sólo les sirve para comprar en muy pocos lugares y que convertidos a otra moneda cubana, no les alcanza para adquirir prácticamente nada, pero esa moneda muchos estudiosos afirman que es una barrera natural que impide el avance del virus del consumismo, que invade a las sociedades capitalistas de la actualidad.

Por el momento los dueños de pequeños negocios de Miami se preparan para la posible demanda de la “Gusanera de Miami” que seguramente comenzará a adquirir “luncheras” para enviárselas a sus familiares en la Isla, mientras que los mercados de Miami ya se encuentran solicitando un incremento en sus inventarios de comida congelada y pre-cocinada para poder enfrentar las potenciales demandas de los compradores cubanos en el sur de la Florida.

Una buena parte de la población desea apoyar la decisión gubernamental con una contundente Marcha Combatiente para que el mundo conozca de su total apoyo, pero la octogenaria dirigencia de la Revolución se muestra cautelosa a realizarlo, ante las actuales circunstancias de invasión del Imperialismo a la Isla.

Recientes investigaciones de la Seguridad del Estado cubanas indican que la CIA podría recomendar una intervensión militar relámpago si se suprimen los Comedores Obreros, teniendo en cuenta que muchas personas en los Estados Unidos podrían comenzar a mandar más comida para Cuba y con ello provocar una crisis de alimentos en los mercados americanos. Los estudiosos en la materia afirman que esta sociedad basada en la obesidad está mejor preparada para aceptar un desastre atómico que un desabastecimiento de comida. Por lo que sustentan que tal medida del actual gobernante cubano esta basada en un ataque al actual gobierno de los Estados Unidos.